domingo, 20 de junio de 2010

Los clásicos de ayer y siempre: Gabriel Knight III


A partir del día de hoy, es mi meta repasar de forma periódica, con el sobrenombre "Los clásicos de ayer y siempre" los grandes juegos que supusieron un antes y un después en mi haber videojueguil. Mi género gamer predilecto, la aventura gráfica, ocupará la mayoría de mis tributos a estos tesoros de tiempos remotos, en parte por mi claro favoritismo hacia esta especie en vías de extinción, pero hemos de admitir que también es verídico que el mercado añejo, digamos, de unos diez años o más, se encontraba sitiado por el susodicho género, antes claramente dominante.

Dedicaré este homenaje incial al extraordinario y colosal Gabriel Knight III: el testamento del diablo. Este fenomenal título de Sierra fechado en 1999, y con las geniales manos de Jane Jensen como responsables principales del proyecto, marcó, un punto de inflexión en el mundo aventurero. Precedido por dos geniales precuelas poseedoras de un guión y puesta en escena a niveles estratosféricos, la magistral obra, supera a ambos en todos los sentidos, para meternos de lleno, y sin posiblidad de escapar a sus intrincadas redes, en una historia apasionante, bien planteada, y con un trabajo de investigación de fondo ciertamente loable. Sabrán aquellos afortunados que lo han disfrutado en su debido momento, que la enfermiza moda que se extendió como una plaga sin cura por nuestra sociedad de la mano del entretenido El código Da Vinci creación del escritor estadounidense Dan Brown, en nada nos sorprendió. Las "revolucionarias" teorías de la citada novela no eran en absoluto insólitas para aquellos que ya hubiesen acompañado a Gabriel en su particular odisea. Las raíces del entramado histórico del juego de Sierra, eran mucho más profundas, y tomaban todo lo que necesitaban de la primera y original investigación escrita acerca de María Magadalena y su relación con Jesús de Nararet y el Grial: El enigma sagrado. Dedicaré una entrada en este blog en un futuro próximo a esta "enciclopedia" de lo arcano.

Gabriel Knight, protagonista de nuestra andanza a través del misterio, desciende de una familia de Schloss Ritter (Alemania) de largo y distinguido linaje, en donde el destino de sus miembros era decidido al nacer. El deber del clan era proteger la luz frente a la oscuridad. El camino del Schattenjäger, que se traduce literalmente como "cazador de sombras". El propio nombre del héroe al que encarnaremos no es por azar el de un ángel escudero del fulgor.

La acción nos sitúa en un conocido pueblecito francés, que arrastra la fama de ser "el más misterioso de Europa" por los múltiples sucesos y enigmas que allí se ubican. Os estoy hablando de Rennes-le-Château, objetivo primordial para mis próximas vacaciones. La aparentemente fácil tarea de cuidar un niño, conducirá a Gabriel a una aventura de proporciones épicas, superando diversos peligros, enfrentándose cara a cara con algunos de los grandes misterios de la humanidad que aún hoy nos obsesionan, y encarando con osadía a una de las sociedades secretas, que se cree, dominan en la sombra. Una auténtica novela gráfica e interactiva, cuya tinta cobra vida.

Visualmente hablando no presume de grandes cualidades. Por supuesto lidiamos con un motor gráfico de 1999, pero ya por aquel entonces el diseño de los exteriores pecaba levemente de insulso y cuadriculado. Tiene el mérito, eso sí, de ser la primera aventura gráfica de la historia en contar con un engine íntegramente tridimensional, y manteniendo la popular interfaz point and click. Aunque os garantizo que la presentación de los entornos cumple totalmente con su cometido, y acompaña adecuadamente a una ambientación verdaderamente de libro de los sueños. Sumamos una magnífica banda sonora a los operandos del conjunto, compuesta mayormente por relajantes piezas de piano, para así lograr entusiasmar definitivamente al exigente oído de cualquier jugón, y completar una atmósfera ciertamente embaucadora.

No puedo más que recomendaros encarecidamente esta apoteosis del videojuego. Una obra maestra que ocupará un lugar en vuestros mejores recuerdos, y que exaltará vuestro apetito detectivesco. Os instigará a viajar de nuevo a los lugares reales que recorrimos ya una vez en su formato digital, para explorarlos de forma definitivamente real.

Para aquellos que les pique la curiosidad sobre el gran misterio de Rennes-le-Château pinchad aquí.